Posteado por: flacosta34 | marzo 29, 2009

¿SEREMOS CAPACES DE RECUPERAR LA MEMORIA FAMILIAR?

Ya lo explicamos el otro día en clase pero aprovecho esta entrada para recordarlo. A la vuelta de la Semana Santa intentaremos poner en común las informaciones, los documentos, el material, las fotografías, las narraciones que nuestros abuelos, bisabuelos, padres, tíos nos puedan aportar sobre la experiencia de los miembros de nuestra familia en la época de la II República, la Guerra Civil Española y los años posteriores a ella. Si somos capaces de recopilar los elementos suficientes intentaremos montar una superinstalación exposición sobre esa época y la memoria que de ella queda heredada en nuestras familias.

Ahora bien, os propongo algo, para ir animándonos mutuamente en nuestra búsqueda:

Todo lo que vayamos encontrando, cartillas, fotos, documentos, cartas, recuerdos, carnets….. podemos ir presentándolo a través de comentarios a esta entrada

y si aportamos muchas cosas también podemos abrir una págína nueva en el blog. En fin que, como siempre, depende de vosotros hasta donde lleguemos en esta ventura. 

CONVIRTÁMONOS EN SU MEMORIA

CONVIRTÁMONOS EN SU MEMORIA

Anuncios

Responses

  1. Fernando he pillado una grandisima fuente de informacón, he llamado a varios amigos de aqui, y me han localizado al nieto del cacique que abia aqui en padul por la guerra civil…me a dicho que me va a proporcionar libros, carnets de gente de la epoca, fotos, listastados de gente que participo en el frente, y cartas de el mismisimo Francisco Franco, pero que esas cartas le va a costar encontrarlas pero que lo intentará y el relato de si abuelo. Aber si mañana por la tarde empieza a darme ya informacion potente jeje, Venga, saludos^^

    • ¡Animo Antonio! Pero ojo, cuida la ortografía.

  2. Fernando e encontrado una anecdota de la guerra civil que me ha contado mi madre:
    .En el pueblo de las Albuñuelas se escapó un preso y un niño pastor le ayudó a escapar, entonces la guardia civil cojio al niño atandolo a la plaza del pueblo y dijo que el que le diera de comer o beber lo fusilaban.
    Entonces mi bisabuela le daba mucha pena y se las ingenió para ir a media noche a darle pan y leche.
    Fernando ya que apenas tengo información de la guerra civil y de la república voi a intentar buscar testimonios de gente de la época y creare una nueva entrada en mi blog.
    Álvaro

  3. Fernando te informo como llevo la cosa…

    Tengo fotos de un asesinato que se cometió en la plaza de aqui de Padul, en la guerra civil, nose si fue fusilamiento o disparo asi porque asi…mañana o pasado ire a casa de la mujer de las fotos para que me explique algo mas…
    – Una lista de la gente que buscaban para fusilar y como consiguieron escapar mas de uno…(durmiendo en los tejados)
    – Y cartas de los hombres que se ivan a la guerra y que les escribian a sus mujeres…

    Y poco mas…algunos relatos y eso…ya ire formando mas el trabajo y abriré una entrada en mi blog. Suerte^^

    PD: Perdón por las faltas de ortografia…he sacado un 1 en lengua xD

  4. Hola Fernando soy Carmen Ortiz 🙂
    Más o menos he encontrado cosas de información aunque mis abuelos eran pequeños por esa época y tal y se acordaban de poquillas cosas..
    Una de las cosas que me ha sorprendido mucho que me ha contado mi abuelo es que habia tanta escasez de cosas que las vendían por ”trapelo” o algo así que consistía en vender cosas fuera de las tiendas, es decir , en portales o sitios donde no te pudiesen pillar. Entonces al caso , que vendían jabon blanco que atentos.. estaba echo de los cabáveres de los judios :S Era el jabon mas suave! :S Y bueno tambien he conseguido información sobre la carcel y cosas de esas ya iré diciendo más cosillas 🙂
    Saludillos!

  5. Estaba echo el jabon de la grasa de los judios que me ha faltado decir eso. jej
    Soy Carmen Ortiz 😀

  6. Fernando, yo estoy recogiendo testimonios de gente de otras ciudades, ya que mis abuelos están de vacaciones en la playa y no he podido hablar con ellos. He recogido uno bastante interesante, aquí te lo dejo:

    “Al empezar la guerra, mi abuela materna tenía cinco años. Vivía en Almería, en una casa enorme con vistas al mar. Cuando los franquistas desembarcaron en Cádiz y se pusieron en plan berserker con la población civil, todos los rojos, anarquistas, ateos y demás gentuza de la provincia de Málaga (palabras textuales de mi abuela), viendo lo que les esperaba si se quedaban allí, se marcharon en masa a Almería y se hicieron con el control de la ciudad. Arrestaron a todo el que pudiera representar una amenaza para ellos, como por ejemplo los que iban a misa, tenían coche o leían libros. Mi bisabuelo cumplía todos esos requisitos, así que se lo llevaron detenido a Valencia. Hicieron una pira con sus libros en plena calle; tardaron tres días y tres noches en quemarlos todos. Nunca se le pudo acusar formalmente de nada, así que se libró de la ejecución. Su familia le acompañó durante los tres años que estuvo allí. Al terminar la guerra intentaron volver a su casa y se encontraron con que era la nueva comandancia de marina. No les dejaron entrar, y les amenazaron con denunciarles por rojos si intentaban recurrir la expropiación. Todos los contactos que mi bisabuelo tenía en la ciudad en tiempos de la república estaban muertos por fachas o en la cárcel por rojos, así que desistió y se marchó a vivir a Madrid. Nunca más volvió a Almería.

    Foto relacionada, es la casa. Sí, ahora es un restaurante.”

    Si esto no te vale por lo que sea dímelo, vale? Saludos.

  7. Tengo más testimonios, esto es una entrevista que una nieta le hizo a su abuelo para un trabajo parecido a éste:

    “-¿Cuántos años tenías al comenzar la guerra?

    – Bueno, pues ahora tengo 84… Y empezó en el 36… ¿Cuántos?

    – Unos 12, ¿no?

    – Sí, 12 más o menos.

    -¿Dónde estabas durante la guerra y qué recuerdas?

    – Estábamos en Huesca. Huesca quedó cercada por los rojos y se temía que fuera ocupada por las bandas de lo que luego fue el Ejército Popular de la República. Huesca sufrió un fuerte asedio a su población por tener uno de sus límites con Cataluña. La carretera estaba cortada por una trinchera del bando nacional y al otro lado a un kilómetro estaba la zona roja que era de Lérida hacia delante.

    La salida de Huesca fue toda una aventura, en ella se quedaron mi padre y mi madre y a mí acompañado por una hermana de mi madre nos mandaron a Zaragoza. En el autobús que tenía que pasar por una zona ocupada por milicianos rojos, en previsión de que ocurriera algo en el intento de salida, se montaron en un autobús que como toda protección tenía un soldado en el capó del autobús con un saco lleno de tierra y un fusil. Con mucho miedo llegaron a Zaragoza y oían el ruido de una ametralladora enemiga cuyas balas pasaban por encima del autobús. En Zaragoza nos esperaba la familia de su padre que eran su tío y su abuela y vivíamos en el llamado barrio de Venecia. Allí permanecimos hasta septiembre que es cuando su padre y su madre consiguieron un salvoconducto para llegar a Zaragoza.

    Una vez en Zaragoza se alquiló un piso donde consiguieron vivir son sus padres en las cercanías del ayuntamiento de la capital en donde pudo incorporarse a éste su padre que era funcionario y que estaba con la excedencia. Antes de que consiguiera plaza, tenían que vivir de algo porque el dinero se terminaba y su madre alquiló en el paseo de la Independencia una casa a estrenar y en tres plantas montó un pequeño hotel que siempre estaba lleno de personas conocidas de su estancia en Huesca y que se marchaban a Zaragoza por seguridad y hasta encontrar vivienda se alojaban en el hotel porque estas personas habían abandonado el negocio, no tenían dinero y al ser conocidas por la familia estuvieron el tiempo que hiciese falta hasta que se librara Huesca y consiguieran dinero, pagando dentro de sus posibilidades y muchos de ellos sin pagar nada porque no podían. Estuvieron muchos curas que huían de la zona roja, porque allí les perseguían mucho, y bueno, no sabes la que se montó cuando se escapó el obispo de Huesca a Zaragoza.

    – Y bueno cuéntame ¿Se pasó hambre?

    – Sí, por supuesto. Y después de la guerra también, aunque durante la guerra probablemente se pasó más hambre en la zona de la República.

    – ¿Y el racionamiento?

    – El racionamiento no solo estuvo en España, también en toda Europa por la 2ª Guerra Mundial. Finalizada esta guerra se empezó a establecer la vida normal. Nosotros tuvimos suerte porque mi abuela tenía una panadería, así que no pasamos mucha hambre.

    – ¿La posguerra qué tal se vivió?

    – Yo tenía el ingreso hecho en el instituto de Huesca y al llegar a Zaragoza no había plaza en el instituto, llamado Goya, así que asistí a la clase de 2º de bachillerato en la condición de oyente. Aprobé el curso como alumno libre y seguí mis estudios hasta terminar el bachillerato y afortunadamente la guerra había terminado ya.

    Ingresé en la universidad, y quería estudiar Historia, pero no había plaza. Me matriculé en la Escuela de Ingeniería Técnica en donde terminé la carrera, de 6 años, incluido el proyecto de reválida.

    No había trabajo que me gustara en Zaragoza y tuve la oportunidad de conseguir un intercambio, que así se llamaba entonces el poder salir a Europa con pasaporte y plaza en la universidad, esto lo consiguió en la universidad técnica de Alemania, a los dos años de terminar la 2ª Guerra Mundial. Fui a Munich, que estaba casi toda en ruinas por los bombardeos que sufrió. La propia universidad nos alojó en casas particulares contratadas para los alumnos. La vida era muy difícil si no contabas con apoyos que afortunadamente tuvimos nosotros por el viceconsulado español en la localidad donde residían.

    Terminé el curso con la titulación alemana de ingeniero. Regresé a España, ingresé en el ayuntamiento porque no encontraba otra cosa, ya que mi vocación ha sido siempre la docencia.

    Al cabo del tiempo hice un examen para ingresar como profesor en un centro de formación profesional de enseñanza, en el que permanecí y fui posteriormente director.

    Y bueno, en cuanto a la Guerra Civil… Yo creo que lo peor fue que fue una guerra entre hermanos, entre propios españoles, que ya se veía desde hace tiempo.”

    Y aquí otro testimonio más corto:
    “Mi abuela siempre me cuenta que cuando vivía en Barcelona y sonaban las alarmas de que venían a bombardear, salían todos corriendo de sus casa y se refugiaban en un bunker que había en Sants.
    No se acuerda de más porque tenía 4 años.”

  8. “Mi abuelo paterno tenía 13 años en el 36, y se pasó la guerra entera encendiendo hogueras en la playa de S’Arenal y colocando muñecos uniformados alrededor para que las patrulleras republicanas enviadas desde Menorca creyeran que existía una fuerza de defensa mínimamente respetable. Una vez encontró una bomba de aviación sin explotar en el patio de su casa y no se le ocurrió otra cosa que intentar hacerla explotar a tiros. Así que cogió el arma reglamentaria de su padre, una Star del calibre 6.35, subió al balcón y se puso a disparar apuntando a la espoleta afortunadamente mi bisabuelo le dio un pescozón y le quitó la pistola antes de que pudiera llevar a término semejante imbecilidad, si llega a acertar les habría matado a todos.

    Foto relacionada, es una Star idéntica a la que usaba mi bisabuelo. Ojalá tuviera fotos de la original, se perdió hace muchos años en un trágico, trágico accidente de navegación.”

    Estoy por abrir una entrada en mi blog y ponerlos todos, porque voy poco a poco y, como son largos, te voy a ocupar mogollón de espacio en los comentarios. ¿La abro?

    • Todo me parece muy interesante, Cristina. Y tambien me parece bien que abras una página en tu blog, pero no dejes de mandar la información como comentario a esta entrada.

  9. mm fernando soy pablo del pino pues mis abuelos no tienen documentos porque se perdieron pero puedo contar la historia de mi visabuelo que se fue a francia y que le dieron por muerto le hicieron su misa y luego a la decada o asi regreso a alhama de granada esto es una introduccion ya si eso se lo redacto mejor

    saludos

  10. Hola Fernando soy Carmen Ortiz, tengo más cosas que contaros :D.

    Por parte de mi abuela materna. En el pueblo en el que vivía mi abuela ( Dólar). Habia una familia en el pueblo ,en la cual uno de los hijos habia matado a un rojo, como venganza, mataron a la familia entera ,contando con él, además eran fascistas. Una de las hijas de dicha familia sobrevivió. Pero esta se quedó con un monton de cosas de la gente del pueblo, como por ejemplo: los bienes delas familias rojas.

    Cuando acavó la Guerra, obligaban a la gente a cantar <> y cuando no se la sabían le metían en la cárcel. A la hermana de mi abuela la metieron en la cárcel por eso. Mucha gente se escondía en los bosques ya que había muchísimo miedo.

    En el pueblo donde vivían mis abuelos ( que no sé cual era exactamente , creo que era Dólar ,pero no estoy segura) la Iglesia la tiraron y la destrozaron entera los rojos. Mataron a mucha gente y casi todas las familias estaban divididas. Querían humillar a la gente y les hicieron pasear por el pueblo desnudos y a algunos los raparon.

  11. Fernando que soy Carmen Ortiz otra vez que me he dado cuenta que se ha borrado una cosa en el tercer párrafo les obligaban a cantar El Cara al Sol.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: